Tiempo para lo verdaderamente importante

En esta foto vemos a una madre disfrutando con sus dos hijos encima, visualizando algo interesante en la tablet que les hace estar a los tres muy atentos y felices de aquello que están haciendo, del ambiente creado.
De repente, la luz que entraba por la ventana ya deja de hacerlo y nos quedamos a oscuras. Uno de los niños empieza a llorar del miedo, sin entender que lo que ha ocurrido ha sido de manera natural y la madre se altera sin poder ver, preocupada ya que debe coger a los dos niños a la vez y dirigirse de manera intuitiva sin tropezarse con nada a alguno de los interruptores para encender la luz y poder calmar a su hijo menor.
También podría ocurrir que llamaran a la puerta, que quisiera avisar a su marido que está en la parte más lejana de la casa que viniera a compartir ese momento con ellos, o que apagará el horno por que lo que estaba cocinando ya está listo para ello. Y infinitas cosas más que nos hacen descentrarse de lo verdaderamente importante, el tiempo que pasamos disfrutando con nuestros seres queridos.
Al fin y al cabo, tener el control, nos da tranquilidad, nos ahorra tiempo y además al tener un ahorro energético a final de año notamos que tenemos un dinerito ahorrado que antes invertimos en la luz de nuestros hogares.
Por eso, con eDomotic, gracias al sistema de domótica que instala, podrá encender las luces de manera automática cuando la luz del día deje de entrar por sus ventanas y se encuentre en esa habitación, podrá abrir la puerta de la calle, avisar a su marido que se dirija al salón, incluso apagar el horno desde el mismo sofá en el que se encuentra con sus maravillosos hijos.